concordia
historia de concordia

A la llegada de Don Nuño Beltrán de Guzmán a Sinaloa eran varias las tribus indígenas que habitaban nuestro estado: zuaques, ocoronis, tehuecos, tahues, totorames, xiximes y acaxes entre otros, no menos importantes. 

La presencia del hombre primitivo se manifiesta en el cerro de Los Monos y en La Petaca, donde las pinturas rupestres representan los objetos de su ambiente. En este municipio hay abundancia de petroglifos. 

En lo que respecta a nuestro municipio la influencia de los totorames fue extraordinaria, habitaban la región del Río Piaxtla hasta Nayarit, considerándose la capital de éste como reino de Chiametla. Así mismo pero en menor grado, otras tribus muy aguerridas conocidas como xiximes y acaxes habitaban las inmediaciones de la sierra entre Sinaloa y Durango. 

Por aquel tiempo la tribu de los totorames se dedicaban a construir ídolos de barro y construían sus chozas de lodo y vara en las faldas de los cerros, en las orillas de los arroyos o en las cumbres de las cordilleras. Tuvieron un asentamiento llamado Amololoa que en la lengua pinut significa “tierra de víboras”, encontrando en la actualidad restos de su gran cultura. Podemos localizar también su huella en grandes piedras labradas que se pueden observar en los márgenes de arroyo del Zapotillo. 

Los totorames, que se dedicaban al cultivo del maíz, frijol, maguey, etc., vivían en constante lucha contra los xiximes y acaxes, que bajaban de la sierra a quitarles sus cosechas; este reino, el de los totorames, se vio opacado con el paso de las caballerías de Don Nuño Beltrán de Guzmán. 

Fundación y Hechos Históricos 
La fundación de esta cabecera municipal data del año 1565 con el nombre de “San Sebastián”, por el Capitán Francisco de Ibarra, llamado “el Fénix de los Conquistadores” quien venía de fundar Durango y Nombre de Dios, ya en su carácter de gobernador de la Nueva Vizcaya. 

Francisco de Ibarra está reconocido por la historia como el primer minero a gran escala de Sinaloa por los descubrimientos, fundaciones y explotaciones de ricas minas de oro y plata; este intrépido conquistador muere en el Mineral de Pánuco el día 17 de agosto de 1575. 

Corría el año de 1616 y los indígenas que habían estado diseminados pertenecientes principalmente a los tepehuanes se levantan en armas en contra de la Corona Española, destruyendo las famosas y organizadas industrias mineras de Copala. Años después se instala regularmente el sistema de conductas por el auge minero de esta región. 

La Guerra de Independencia marca una página de la historia de San Sebastián, hoy Concordia, después del triunfo de los insurgentes en el Mineral de Rosario. Llegan a esa población el 27 de diciembre de 1810 permaneciendo ahí hasta el 6 de febrero del siguiente año. Durante este período, el Coronel José María González Hermosillo recibe ayuda de los hermanos José de Jesús y Nicolás Hidalgo y Costilla que trabajaron en el Mineral de Pánuco, proporcionándole algunas barras de plata y hombres para la insurgencia, en la gesta heroica encabezada por el cura Miguel Hidalgo y Costilla. 

Constituido en estado de Occidente con los actuales territorios de Sonora y Sinaloa, la segunda legislatura, dominada por el rito yorkino de la masonería, a través del decreto número 78 del 5 de septiembre de 1828 declara como Ciudad Concordia a la Villa de San Sebastián. 

Separado el estado definitivamente en 1830, la primera legislatura decreta que el distrito de Concordia se llamará de Galeana, en honor a ese gran insurgente. 

En 1865, la invasión francesa sobre Sinaloa se reinicia por Concordia desde Durango; los franceses después de incendiar varias poblaciones entran a Concordia apoyados por los hombres de Lozada y saquean la villa, incendiándola después. 

El municipio de Concordia se crea por decreto publicado el 8 de Abril de 1915. 

  1. concordia posted this